BLOQUEO DEL ESCRITOR


Uno de los mayores temores que debe enfrentar un escritor es el de quedarse en blanco. Los síntomas son fácilmente reconocibles: el autor se siente incapaz de continuar la escritura, no puede teclear o todo aquello que teclea lo acaba borrando por no tener la calidad suficiente.

¿Qué causa el bloqueo del escritor?

Este fenómeno lo padecen tarde o temprano todas aquellas personas que se dedican a escribir, no importa si están elaborando una obra de ficción o una tesis doctoral. No es nada raro llegar a un punto en el que no se sabe cómo continuar.

Las causas que pueden dar lugar a una situación de bloqueo escritor son muy variadas:

- El propio miedo al fracaso al dudar sobre si lo que se está escribiendo es realmente bueno.

- Las críticas no constructivas que se reciben por parte de terceros, que llevan al escritor a dudar de lo que está haciendo y de su calidad como narrador.

- La comparación con otros autores y la sensación de no estar a su altura.

- Tener tantas ideas que no se es capaz de organizarlas.

- Obsesionarse con el proceso de escribir en lugar de disfrutarlo.

- Cansancio físico y mental.



CÓMO SUPERAR EL BLOQUEO DEL ESCRITOR

Cualquiera de estas causas puede hacer al narrador quedarse en blanco. Lo bueno es que es una situación que se puede solucionar de diferentes maneras.

Hacer otra cosa

Forzarse a escribir cuando las palabras no salen solo lleva a sentir más frustración, lo que a su vez agrava la situación de bloqueo. Por eso, lo más sencillo es directamente apagar el ordenador y dedicarse a otra cosa.

El tiempo de descanso necesario depende mucho de la persona y de la causa que esté detrás del bloqueo. A veces vale con parar un par de días, pero en otros casos hace falta un período más prolongado.

Una buena idea es dedicar ese tiempo a otro tipo de tareas que ayuden a la mente a enfocarse: hacer manualidades, tejer, pintar, hacer deporte, entre otros. Esto no es nunca una pérdida de tiempo, sino un ejercicio totalmente necesario para que la mente vuelva a estar al 100 %.

Crear mapas mentales

Cuando el bloqueo viene provocado por tener demasiadas ideas y no saber cómo organizarlas el crear mapas mentales suele dar buenos resultados.

Es tan sencillo como coger una hoja en blanco, unas notas autoadhesivas o una pizarra e ir escribiendo ideas que luego se pueden ir relacionando unas con otras. Al tener toda la información organizada de forma visual resulta más sencillo desarrollar después las ideas.

Practicar la escritura libre

A veces el escritor está demasiado encorsetado dentro del proceso de escribir. Con este método lo que se consigue es relajar la mente.

Es tan sencillo como dedicar algo de tiempo a escribir de forma ininterrumpida, sin prestar atención a lo que estamos haciendo, ni revisar ortografía ni gramática, simplemente dejando que las ideas fluyan libremente. De hecho, este método funciona mejor si se hace con bolígrafo y papel que con un procesador de texto, ya que el cerebro piensa mejor cuando se escribe a mano.

Quedarse en blanco forma parte de la condición de escritor. Lo mejor es no agobiarse y dejar que la mente descanse. En poco tiempo las ideas y las palabras volverán a fluir con naturalidad.