OFFSET O DIGITAL


La clave para saber qué tipo de impresión elegir, si la impresión offset o la digital, reside en tus necesidades. Si tu principal preocupación es la calidad de la impresión, hoy en día es básicamente la misma. Las imprentas se han desarrollado mucho en los últimos años y la calidad es tan similar que no puedes contemplarlo como un factor de decisión.

A continuación, vamos a explicar en qué consisten ambos tipos de impresiones para que tengas en cuenta otros factores —como sus principales ventajas e inconvenientes— y así puedas decantarte de una forma más objetiva.

¿Qué es la impresión offset?

La impresión offset se realiza mediante planchas de aluminio en función de las tintas de colores CMYK: Cian, Magenta, Yellow (amarillo) y Black (negro). Es decir, se necesitaría una plancha para cada color. Sobre estas planchas se dibuja con láser la figura que queremos imprimir y cuando se produce la impresión la información sobre los dibujos se descompone en porcentajes de esos colores sobre las planchas.

Esta impresión, a diferencia de la digital, tiene la particularidad de que no se imprime directamente sobre el papel. La tinta se plasma sobre unos rodillos de caucho y estos son los que imprimen sobre el papel. De modo que la calidad de la impresión es mayor al no contemplar imperfecciones de papel ni posibles poros o granos.

Además de los colores básicos, la impresión offset también permite colores especiales como los de la gama Pantone o la aplicación de barnices o lacados.

¿Qué es la impresión digital?

La impresión digital es la más conocida popularmente, pues todos estamos más familiarizados con las impresoras caseras. Estas máquinas realizan la impresión digital, la cual se imprime directamente sobre el papel; aunque estas no son el tipo de máquinas al que nos referimos hoy. Las imprentas digitales a gran escala tienen un nivel de calidad muchísimo mayor que las impresoras domésticas, solo que el tipo de impresión, al ser directamente de la máquina al papel, adquiere el mismo nombre.

Ventajas e inconvenientes de la impresión offset y digital

Una vez que tienes claro ambos conceptos, vamos a ver cuál se puede adaptar mejor a tus necesidades.

La principal característica que puede hacer que te decantes por un tipo u otro de impresión es el número de ejemplares. Normalmente, la impresión digital está relacionada con tiradas pequeñas. Si tienes que imprimir folletos o catálogos de una tirada menor a dos mil ejemplares, puedes decantarte por esta impresión.

Sin embargo, si el número de la tirada es mayor, o son libros de muchas páginas y a gran volumen, la impresión offset sería la elegida definitivamente. Esta impresión a gran escala es más económica que la digital y además podrás tener tu pedido listo de forma más rápida.

Por otro lado, si tu encargo es bastante urgente, deberías optar por la impresión digital. Pues la impresión offset, al ser planchas, necesita un proceso de preparación más largo mientras que la impresión digital, solo debe imprimirse sobre el papel. La tinta se seca bastante rápido y la encuadernación será casi inmediata.

Solo tienes que saber cuáles son tus necesidades y tus prioridades en tiempo y ya no habrá más dudas sobre qué tipo de impresión deberás elegir.