ERRATA Y ERROR


Producir un texto requiere, además de un buen manejo de la información y habilidades en la producción de ideas, mucho tiempo de atención y revisión de lo escrito. Suele suceder que, al escribir, la velocidad nos juegue una mala pasada, o por desconocimiento de ciertos términos acabemos tergiversando la idea que pretendíamos exponer; estos problemas, conocidos como errata y error respectivamente, a menudo son confundidos. Definiremos en este post en qué consiste cada uno.

¿QUÉ ES UNA ERRATA?

Una errata (palabra originaria del latín erratum) es un error que se produce al esribir. Esta palabra está definida por la Real Academia Española como un error material (es decir, evidente en el texto), producido por una acción involuntaria al momento de escribir. Este tipo de errores son muy comunes y son difíciles de notar al momento.



Las erratas más frecuentes

- Ditografías: el error consiste en repetir sílabas o palabras (las preposiciones o artículos son los más frecuentes). Por ejemplo, Día de la la Independencia. Llegaron las vacaciones de veranono.

- Haplografías: en este caso el error ocurre al omitir una letra, sílaba o palabra. Por ejemplo, generlmente por generalmente.

- Metátesis: el error consiste en cambiar de lugar las letras. Por ejemplo: Metereología por Meteorología. Murciégalo por Murciélago.



También se consideran erratas:

- Añadir o suprimir acentos o diéresis. Por ejemplo, Orígen por Origen. Cigueña por Cigüeña.

- Pulsar equivocadamente alguna tecla que por lo general está junto a la que se quería pulsar. Por ejemplo, Universidsd por Universidad. Autoposta por Autopista. Recivir por Recibir.



¿Qué hacemos cuando tenemos una errata en nuestro texto?

Cuando una obra escrita es divulgada y contiene errores de este estilo es necesario anexar una Fe de errata. Se trata de una lista con todos los errores que se han detectado en el ejemplar y que deben corregirse, estas son generalmente insertada al comienzo o al final de la publicación. Es un método frecuente para la corrección en ediciones posteriores, emitida poco tiempo después de que el texto original es publicado.



¿A QUÉ LLAMAMOS ERRORES?

Si ocurre una equivocación importante en la formulación de una oración, su construcción es tal que la idea está distorsionada, o es demasiado confusa o errada, entonces se considera directamente como un error. Es decir, en estos casos la información es incorrecta y la obra requiere ser corregida y reimpresa.

Algunos errores ortográficos pueden considerarse como error si cambian el sentido de la oración.



Fe de errata vs. Fe de errores

Es importante destacar además que la gente también suele confundir fe de erratas y fe de errores. Una fe de errores, muy comunes en periódicos y revistas, son un grupo de informaciones equivocadas en el contenido de la publicación que deben y son rectificadas y aclaradas en ediciones posteriores.

RECOMENDACIONES PARA EVITAR LOS ERRORES Y LAS ERRATAS

Contrata los servicios de un corrector o pídele a una persona que haga una revisión de tu texto.

Los correctores son personas con un gran conocimiento del lenguaje y se dedican a la limpieza de los textos. Es recomendable trabajar con un buen corrector, con el fin de evitar la mayor cantidad de erratas y errores posibles.

Finalmente, los errores son evitables siempre que se consulten las palabras que generan dudas, se alimente el vocabulario y se cuide la ortografía. Por otro lado, las erratas son ineludibles, por lo que se recomienda escribir con atención y revisar detenidamente los textos.