AUTOBIOGRAFÍA


Muchas personas tienen vidas o experiencias increíbles, dignas de ser contadas, pero no se dan cuenta hasta que varios conocidos les comentan aquello de “deberías escribir un libro”.

A medio camino entre el relato y un texto histórico, hay varias formas de enfocar un trabajo autobiográfico. Dependiendo del estilo elegido y de las propias experiencias vitales del autor, una misma vida, o una parte de ella, plasmada en papel, tendrá diferentes públicos interesados en su lectura.

No es necesario haber sido un héroe de guerra o lograr un gran descubrimiento científico para que nuestra vida pueda resultar apasionante a mucha gente. Lo importante es que haya algo importante que transmitir, educativo o intimista, y que se realice de manera adecuada para enganchar al lector.

¿Qué es una biografía?

Una biografía es la historia de la vida de una persona, narrada desde el nacimiento hasta su muerte, o hasta el momento de su publicación.

Cuando la propia persona de quien se narra la vida es quien realiza la obra, adoptando la primera persona del singular para explicar emociones o pensamientos, se habla de una autobiografía.

En realidad, una autobiografía puede estar realizada de manera íntegra por su protagonista, o bien el protagonista puede trabajar mano a mano con un escritor veterano, que le ayude a distinguir qué partes son más reseñables y a corregir el estilo literario.

¿Cómo hacer una autobiografía?

Escribir una obra autobiográfica no consiste en sentarse a redactar desde nuestro nacimiento o cómo empezó una etapa importante de nuestra vida y seguir escribiendo hasta llegar a la fecha presente. Antes de comenzar con la autobiografía se necesita tener un esquema y, una vez metidos en harina, respetar unas normas de estilo.

A continuación te dejamos un compendio de consejos prácticos para facilitar su tarea si llega a decidirse a publicar su autobiografía.

- Una autobiografía puede comenzar contando la historia de algún ancestro o adelantarse en el tiempo a la fecha de nuestro nacimiento. En cualquier caso, deberás realizar un esquema con los acontecimientos y pensamientos ordenados de forma cronológica. Como si de un historiador se tratara, tendrás que documentarte sobre tu árbol genealógico (o no) y conocer bien el contexto histórico en el que se han ido produciendo los hechos. Aprenderás muchas cosas, seguro.

- Una autobiografía tiene claro quién es el protagonista, pero no sucede lo mismo con los personajes principales. Estos pueden ser familiares, profesores, parejas, enemigos... Lo mejor es que tu autobiografía tenga un poco de todo, luces y sombras, momentos felices y episodios pesarosos o anécdotas peligrosas. No inventes sucesos que no acontecieron, pero selecciona cosas buenas y malas de cada etapa que vaya a plasmar en tu obra.

- Redacta siempre en primera persona e incluye algunas anécdotas que, aunque pudieran parecer poco importantes en tu evolución personal, ayuden al lector a empatizar contigo o a comprender mejor tus motivaciones, tus miedos y cómo te pudieron afectar las circunstancias que te rodearon.

- Ten en cuenta que tu autobiografía ha de tener una trama principal, con presentación, nudo y desenlace, que conviene enriquecer entrelazándole pequeñas tramas secundarias.

- A medida que vayas narrando tu vida, puedes intercalar reflexiones de tu “yo adulto”, es decir, qué piensas hoy en día, con la experiencia que dan los años, de tí mismo en el momento de la trama.

La novela autobiográfica permite llegar a un público más amplio

La novela autobiográfica o falsa autobiografía es diferente a una autobiografía. Una novela autobiográfica es una obra de ficción, narrada en primera persona del singular, como es el caso de obras como El Lazarillo de Tormes.

Esta forma de escritura, en la que el autor simula ser el protagonista, permite profundizar en el aspecto emocional del protagonista si así se desea, aportando al texto un halo de supuesta veracidad que no se suele alcanzar con el uso de la tercera persona para referirse al o los protagonistas de una historia.

Finalmente, los errores son evitables siempre que se consulten las palabras que generan dudas, se alimente el vocabulario y se cuide la ortografía. Por otro lado, las erratas son ineludibles, por lo que se recomienda escribir con atención y revisar detenidamente los textos.

Escribir una autobiografía puede ser una experiencia personal enriquecedora, que finalmente se decide mostrar al público, el punto de partida de un escritor novel o el colofón de una larga carrera literaria.

En cualquier caso, mucha gente dispone de material suficiente entre sus vivencias como para escribir una gran autobiografía. Piénselo la próxima vez que le repitan que debería escribir un libro.