MEMORIA DE PRÁCTICAS


Tanto en los ciclos formativos como en las carreras universitarias las prácticas en empresas adquieren cada vez más importancia. Cuando el alumno las finaliza debe hacer frente a la redacción de la memoria de prácticas. Si tienes que afrontar esta tarea, presta atención, te vamos a contar cómo hacer una memoria.

Resumir la experiencia ¿mucho o poco?

La extensión es un tema que preocupa mucho a los estudiantes que tienen que elaborar una memoria. Salvo que hayas recibido indicaciones al respecto sobre esta cuestión, lo cierto es que no hay una extensión que podamos considerar perfecta. Todo depende del tiempo que hayas estado de prácticas y de las actividades que hayas realizado.

Lo normal es que con unas 3000 palabras sea más que suficiente para resumir la tarea que has desempeñado en tu experiencia laboral.

Fija la estructura

Tener clara la estructura desde el principio te ayudará a hacer el trabajo más fácil. Lo primero será una portada en la que constarán tus datos, el nombre de la universidad o centro educativo y de la institución en la que hayas realizado las prácticas. Irá seguida de un prólogo en el que describirás brevemente los objetivos que querías alcanzar con las prácticas y las razones que te llevaron a elegir esa empresa y no otra. En este espacio puedes aprovechar y poner algunos agradecimientos si lo consideras necesario.

A continuación, no puede faltar un índice y comenzamos ya con el desarrollo del texto. Por último añadimos una conclusión, bibliografía y apéndices si fuera necesario.

Descripción de las prácticas

Esta es la parte más importante a tener en cuenta cuando se trata de cómo escribir una memoria de prácticas.

Debes describir las diferentes tareas que has desarrollado, pero no te olvides de incluir una valoración personal sobre tu experiencia e incluso puedes añadir un apartado de sugerencias para que futuros alumnos puedan tener una experiencia que sea todavía mejor que la tuya.

Piensa en esta parte del trabajo como si fuera cualquier otro tipo de texto. No pueden faltar la introducción, el nudo o desarrollo y la conclusión.



Formato unificado

Tan importante como saber cómo escribir una memoria es saber darle un buen formato. Elabora tu texto para imprimirlo en A4, que es el formato estándar.

Usa una alineación justificada para que todas las líneas tengan las mismas dimensiones y utiliza siempre la misma configuración de página en cuanto a márgenes. Si vas a encuadernar tu memoria (que sería lo más adecuado), no te olvides de dejar 0,5 cm más de margen en el lado izquierdo de la página.

Escoge un tipo de letra que sea neutro, por ejemplo Arial, y ponla a un tamaño 12. Para el interlineado mejor usar la medida 1,5 líneas, y una separación de párrafos de 0,6 pt.

Lo importante es que todo el trabajo siga el mismo formato en cuanto a títulos, tipo de letra utilizada, etc. Puede ser una buena idea crear en primer lugar una plantilla para evitar errores de formato.

Una vez que tengas tu trabajo terminado no te olvides de leerlo dos o tres veces para asegurarte de que todo está bien y no hay erratas.

Recuerda que la memoria de prácticas es fundamental en tu nota, así que dale a esta tarea la importancia que tiene y dedícale el tiempo que sea necesario. Si sigues estos consejos, el resultado será todo un éxito.